jueves, 6 de abril de 2017

TESTIMONIO DE LAURA ORDÓÑEZ LLOPIS CON UN GRAVE PROBLEMA DE RODILLA TRAS ACCIDENTE.


Seguramente habréis escuchado la frase de…”en un segundo puede cambiarte la vida”. Pues bien ese segundo de mi vida pasó un 26 de junio de 2015, cuando tuve una caída desde una moto, una caída que lo cambió todo.
En ese accidente salí despedida de la moto y mi rodilla derecha impactó con el bordillo de la acera, me trasladaron en ambulancia a urgencias del hospital. Estando tendida en el suelo, tras la caída, sabía que algo grave me había pasado en la rodilla. Entrando por la puerta de urgencias, con un dolor insoportable que casi me hace perder el conocimiento vi y escuché a una sabia enfermera que dijo a sus compañeros: “la niña tiene un mesetazo” nunca olvidaré esas palabras ya que fue la persona que acertó en gran parte del diagnóstico. Me administraron medicación a través de la vía para poder aliviar el dolor, me hicieron radiografías y me mandaron a casa con una escayola desde la ingle hasta el tobillo. Me dijeron que no había nada óseo roto aunque la radiografía no se viera muy clara.
A los pocos días me hicieron una resonancia en la que aparece fractura de LCA, esguince de LLI, fractura de menisco, edema óseo, total que casi hago un completo. Tras esos resultados me quitaron la escayola y me inmovilizaron la pierna con la rodilla fija en 30º aproximadamente. Así pasé todo el verano en reposo, sin poder apoyar, perdiendo movilidad y musculatura. 
La primera intervención fue en septiembre de 2015 en la que vieron que efectivamente había tenido ese “mesetazo” que esa sabia enfermera me diagnosticó nada más verme la cara entrando por urgencias. Reconstruyeron el LCA, hicieron menisectomía, limpieza de adherencias que había creado durante el verano y liberaron la rodilla. A los cinco días de la intervención comienza otra de mis grandes pesadillas: la rehabilitación. Tras unos días en rehabilitación nos dimos cuenta que la rodilla volvía a quedarse rígida y no se podía movilizar. 
A las pocas semanas vuelvo a quirófano para hacerme otra artroscopia en la que limpian adherencias y me liberan la rodilla. Al día siguiente vuelvo a la rehabilitación, ya no podía soportarla más tras un largo mes en el que realizaban movilizaciones imposibles de una rodilla hecha un bloque en las que llegaba a marearme del dolor, mordiendo un pañuelo para que no me escucharan los gritos y llantos de dolor. Esa era la hora más eterna del día. 
Decidí dejar aquel tipo de rehabilitación que me estaba quitando las ganas de todo y de recuperarme. En el octubre de 2015 pedimos cita en Clínica Luis Baños. Allí me veía yo esperando a que Luis me atendiera, con más miedo que esperanza. Luis entró a la consulta con esa vitalidad y energía que le caracteriza, me dijo que confiara en él que todo se iba a arreglar. Tras reconocerme y tratar mi rodilla por primera vez me presentó a la fisio que iba a llevar mi caso, entonces vino Julia ¡mi salvadora! Que con toda la amabilidad del mundo comenzó a movilizarme la rodilla y a tratarla, lo más impactante para mí es que el dolor era perfectamente soportable. Me dio tanta confianza que me dejé llevar y así día tras día fuimos trabajando juntas, consiguiendo logros y viendo una evolución.
Hubo momentos muy emotivos para las dos, mis primeros pasos, las primeras pedaladas en la bici… aunque esta evolución se vió truncada por mis otros tres pasos más por quirófano. Pese a ello Julia nunca tiró la toalla, todo lo contrario, seguimos trabajando muy duro, ella se adaptó perfectamente a las necesidades de mi rodilla en cada etapa de la evolución. Luis me revisaba periódicamente, siguiendo muy de cerca mi trayectoria. 
He probado muchas técnicas y aparatos en la clínica que han ayudado a mi mejoría. La famosa Alter G me ha ayudado mucho a aprender a andar y a cargar poco a poco más peso en mi rodilla, pero personalmente como la terapia manual de mi fisio no hay nada, y lo digo porque a día de hoy, 18 meses después del accidente seguimos trabajando en la musculatura, en evitar todo lo posible los bloqueos que han aparecido, flexión, propiocepción… por supuesto ya con otros objetivos y metas enfocadas a una vida normal.
En todo este tiempo que llevo allí he tenido la oportunidad de conocer a todo el equipo que forma parte de Clínica Luis Baños. Desde mis chicas de la recepción, al equipo de osteópatas, todos los fisios por los que tengo muchísimos aprecio; con Salva he realizado sesiones de readaptación excelentes, en definitiva a todos los trabajadores del centro. Nombrando especialmente a Julia, mi compañera en este largo viaje. 
Sin más decir que realizar la rehabilitación en Clínica Luis Baños ha sido una decisión muy acertada.

martes, 4 de abril de 2017

NUESTRA PACIENTE BEGOÑA ALCOCER, CON PROBLEMAS DE HOMBRO, NOS CUENTA SU CASO.

Hola me llamo Begoña, soy paciente de Clínica Luis Baños y me gustaría contaros una historia.
Todo empezó en Noviembre cuando mi brazo derecho dejo poco a poco de hacer cosas, casi no me di cuenta, no me dolía y en esta vida de prisas no hice caso, hasta que un día aparecieron las molestias, luego la pesadez, y finalmente el dolor.
Como hacemos todos cuando algo nos duele fui al médico, me mandaron radiografías y analíticas pero no había diagnóstico y el dolor era cada vez más intenso.
En Urgencias me dijeron que mi problema no estaba en los huesos sino en los tendones, cuando pregunté por un traumatólogo literalmente me dijeron que “no había para todos…..” me pusieron calmantes en vena y me mandaron pastillas de varias clases y colores.
En Enero por fin me vieron en traumatología, me dijeron que necesitaba operación o rehabilitación, no entendía nada, ¿operación? ¿de que? ¿sin diagnóstico?. Para entonces el dolor no sólo lo tenía en el brazo también en la mano, clavícula y omóplato.
Y por fin llegó la ansiada cita de la resonancia que me diría cual era el origen de mi problema… “1 de febrero de 2.018”, me pedían que estuviera un año con un dolor tremendo o con pastillas de todos los colores….estaba claro que no me iban a ayudar.
El día 9 de Enero tuve mi primera sesión con Luis Baños, me hizo una ecografía y en diez minutos me dijo que mi problema se llamaba “capsulitis retráctil del hombro derecho con mucha limitación de movilidad”.
Desde ese día note una gran mejoría, primero en el dolor y luego en la movilidad. Me han realizado un tratamiento consistente en terapia manual, diafibrolisis percutánea, electrolisis percutánea intratisular, mesoterapia y ejercicios de reeducación. También me intervinieron de hidrodilatación por el traumatólogo de la clínica.
El tratamiento ha sido duro y doloroso pero imprescindible para recuperar mi brazo derecho.
Además de conocer a Luis Baños he conocido a Angela y a Rocio, gracias a ellos he recuperado mi brazo, me han atendido durante todo el proceso con una gran profesionalidad y sobre todo con una gran cercanía, muchas gracias a los tres por entender mis nervios, mis tensiones y mis quejas, mi más sincero agradecimiento.

miércoles, 29 de marzo de 2017

José Expósito nos ha enviado este agradecimiento:

Hola, mi nombre es José Expósito Ortega, hace unos 4 meses aproximadamente sufrí una lesión en el brazo derecho al bajar por un sendero con la bici. Perdí fuerza y notaba hormigueo desde el hombro hasta los dedos de la mano hasta el punto que se me dormía el brazo, varios amigos me aconsejaron que acudiera a Clínica Luis Baños y decidí ir. La primera visita fue con Luis Baños y a partir de ahí me trató Sergio Mármol como fisio y Rocío como osteópata. A partir de la cuarta visita empecé a notar mejoría y a recuperar fuerza. Quiero agradecer al equipo Luis Baños el trato excepcional que han tenido conmigo en especial a Sergio Mármol y Rocío que son los que me han tratado. (Gracias de parte de todo el equipo de Clínica Luis Baños por confiar en nosotros).



miércoles, 22 de marzo de 2017

CARMEN Y JOSÉ NOS CUENTAN EL CASO DE SU HIJO ÓSCAR.


Hola, mi nombre es Carmen y el de mi marido José, somos de un pueblo de la provincia de Málaga. Tenemos un hijo llamado Óscar, que es del que voy a hablar.
Óscar es un niño prematuro, nació de 34 semanas y estuvo bastante tiempo en incubadora y hasta los ocho meses con oxígeno. Pasado este tiempo pensábamos que todo lo malo había pasado. Le quedó alguna secuela en los pulmones y notábamos que no tenía mucha estabilidad, pero no para preocuparnos y menos aún después de haberlo visto muchos médicos.
Hace tres años (Óscar tiene 10), empezó con problemas de cuello, al principio poco a poco pero cada vez se quejaba más, hasta el punto de llevarlo al traumatólogo, hacerle radiografías y resonancias y el diagnóstico era que Óscar no tenía nada. Más médicos, rehabilitación, fisios, natación, etc. Hasta que nos hablaron de la Clínica Luis Baños. Aquí lo han estado tratando con osteopatía tanto Luis como Rocío, laser de alta potencia, y aparte lo mandaron con Leti para hacer RPG donde le trataría los ojos. Ella al hacerle el interrogatorio y una serie de pruebas se dio cuenta que varios reflejos primitivos de cuando era bebé no lo había integrado y esto le estaba generando también trastornos de aprendizaje en la escuela. Ellos nos han derivado a un optometrista comportamental para complementar el tratamiento.
El resultado es que desde hace tres semanas Óscar no tiene dolor y ya no toma medicación, así que nos está mereciendo la pena venir hasta Jaén.
Muchas gracias por todo lo que estáis haciendo por nuestro hijo, estamos muy agradecidos.
Un saludo muy fuerte a todo el equipo.


miércoles, 15 de marzo de 2017

FISIOTERAPIA, REEDUCACIÓN Y ENTRENAMIENTO: TU PROTECCIÓN CONTRA LAS LESIONES.


En Clínica Luis Baños queremos ayudarte con tu salud, rendimiento y recuperación una vez más, por eso, con motivo de los Campeonatos del Mundo de Freestyleski y Snowboard te damos algunos consejos para prevenir lesiones y  disfrutar del snowboard y el Ski:
-         Calentamiento: comienza realizando lo que llamamos “activación vegetativa”, que consiste en aumentar progresivamente la frecuencia cardíaca y respiratoria mediante movimientos como trotar. Tras esto realiza una movilidad articular, de menos a más amplitud, siguiendo los movimientos normales de las articulaciones. Por último siempre es aconsejable realizar los movimientos propios del deporte concreto, comenzando de forma suave y poco a poco incrementando la intensidad.
-        Prepárate para disfrutar: para disfrutar con garantías de vuestra pasión primero hay que prepararse, apoyándote en los profesionales de la fisioterapia y las ciencias del deporte.  Repasemos algunas de las claves que debes tener en cuenta:
  • Preparación técnica: dominar tu deporte es importante para disfrutarlo, por esto apréndelo de forma progresiva y no quieras ir demasiado rápido o puedes lesionarte.
  • Coordinación: asesórate de los mejores profesionales para trabajar la coordinación inter e intra muscular, esencial en el deporte.
  • Propiocepción y equilibrio: tenemos una serie de “sensores” en nuestro cuerpo que nos ayudan a estabilizarnos y que hay que trabajar, para prevenir lesiones como esguinces o roturas de ligamentos, entre otras.
  • Trabaja el “core”: hay que trabajar la musculatura del tronco y de la pelvis, tenemos que ser capaces de estabilizarnos en todo momento, pasando de la relajación a la contracción.
  • Fuerza: trabajar la fuerza muscular es clave para que nuestros músculos aguanten la intensidad del deporte, siendo capaces de generar y absorber la fuerza suficiente en cada momento.
  • Equilibra tu sistema: ayúdate de los mejores fisioterapeutas y readaptadores para equilibrar tu cuerpo y evitar lesiones.
  • ¡Cuidado con la fatiga!: es un “amplificador del riesgo”, cuando estamos fatigados todo funciona peor y tenemos más riesgo de lesionarnos, por lo que dosifícate, conócete y entrénate para disfrutar más tiempo del deporte sin tener más riesgo de lesionarte.

martes, 14 de marzo de 2017

MIRIAM OCAÑA CON PROBLEMAS DE RODILLA NOS CUENTA SU CASO.

¡Hola! Soy Miriam y soy paciente de la clínica Luis Baños. A mediados de enero tuve una caída transportando material, una caída absurda pero que se convirtió en un suplicio. Caí al suelo apoyando sólo la rodilla izquierda, y conforme pasó la tarde comenzó a inflamarse y fui perdiendo la flexo-extensión por lo que no podía andar bien. Al día siguiente tuve que acudir a urgencias porque me levanté con la rodilla bloqueada y allí, tras valorarme, me dijeron que podía haberme roto el Ligamento del Cruzado Anterior y me mandaron tres semanas de reposo ABSOLUTO. ¡¡Ni loca!! En cuanto salí de la consulta, inmediatamente contacté con la clínica y pedí cita para una segunda opinión. 
Me atendió Dani, el cuál descartó la rotura del ligamento y me trató explicándome el por qué de ese bloqueo. Las siguientes sesiones corrieron a cargo de Leticia, mi fisio, que ya en un pasado me ha recuperado de otras lesiones y dolencias. Tres veces a la semana durante un mes y conseguí recuperar la flexión y extensión completa que había perdido y sin dolor. Ahora he vuelto al deporte sin ninguna molestia en mi rodilla. ¡¡Qué grande eres Leti!!
Quiero dar las gracias a Dani y en especial a Leticia por su trato y su simpatía, por quitarme la preocupación que llevaba y sobre todo por su grandísima profesionalidad. Y en general dar las gracias a todo el equipo que forma Luis Baños, porque los conozco bastante bien a todos, he aprendido mucho de ellos y siempre me han tratado con mucho cariño. MIL GRACIAS.
Un abrazo. Miriam.

jueves, 2 de marzo de 2017

NUESTRO PACIENTE SERGIO ORDOÑEZ NOS CUENTA SU CASO.


Hola, soy Sergio Ordoñez Águila paciente de la clínica Luis Baños, tuve un accidente escalando por un desprendimiento de rocas y eso hizo que me hiciese una serie de lesiones:
En el tobillo izquierdo un esguince de 2º grado en el lado interior, en el tobillo derecho un esguince de 2º grado en la parte interior y otro esguince de 2º grado en el lado exterior (casi rotura) y en el hombro derecho un desgarre muscular.
Me aconsejaron que fuera a la Clínica, yo nunca había ido a ningún fisio, ya que siempre que me hacía algo no era muy grave.
En la primera sesión conocí a Sergio Mármol, el que ya iba a ser mi fisio, mandándome tareas para que las realizara en casa, y yo como un buen paciente las realizaba.
Estuve volviendo unos 2 días por semana durante 2 meses, siempre que iba parecía que era un paciente de muchos años porque se sabían mi nombre y eran muy amables. Luego en cada sesión Sergio siempre me ayudaba y me explica el porqué de cada aparato que me ponía y también muy paciente y compresible conmigo. (Sobre todo paciente por aguantar mis quejas.)
Ha sido una gran experiencia tanto personal como en tema de salud, ya que me recuperé perfectamente y ya puedo volver a hacer deporte como si no hubiese pasado nada.
Darle las gracias a mi fisio y amigo Sergio Mármol ya que sin él no estaría recuperado y también a las recepcionistas por hacer que me ría cada vez que iba.
Un saludo. Sergio Ordoñez Águila